miércoles, 28 de mayo de 2014

Tarta Ford Fiesta

Hola a tod@s! Esta tarta me la voy a dedicar.... Sí, no es para mí, pero me la pienso dedicar por todos los recuerdos bonitos que me ha traido a la memoria mientras la estaba haciendo.
Pero antes, creo que merece la pena que hable un poco de la tarta en sí. Es para Pocho que cumple 23 años, bueno en realidad se llama Jesús pero todo el mundo le llama Pocho. Está hecha con doble bizcocho de vainilla y rellena de crema de chocolate. Como podeis ver en la parte alta de la tarta corona un expléndido coche. Un Ford Fiesta blanco.......


Y aquí entran  mis recuerdos en funcionamiento y me transportan justo cuando yo también cumplí 23 años. Cinco años antes, celebré los esperados 18 añitos, esos en los que te crees que tu  vida va a  cambiar radicalmente, pero en realidad, no cambia nada y sigues siendo la misma cría con aspiraciones a adulto, pero bueno, tú te crees que ya eres muy mayor, y eso sí, puedes ir a votar y sacarte el carnet de conducir.

Así que más pronto que tarde, eso hice, apuntarme a la autoescuela y nada más cumplir la mayoria de edad, presentarme al exámen, aún no sé ni cómo lo hice pero lo aprobé a la primera y con sólo diez prácticas, hasta el profesor de la autoescuela se sorprendió, pero el caso es que lo conseguí, pero hasta cinco años después no conseguí tener mi primer coche.

Y qué coche, fue un Ford fiesta, como el de la tarta, pero más viejo claro y negro, además tenía en el techo una ventana que servía tanto para airearte en los días calurosos como para mojarte por completo cuando llovía porque aunque la cerraras calaba igualmente.

Lo heredé de mis hermanos, porque en mi casa se heredaba todo, siendo cinco hermanos, ya os podeis imaginar, desde las bicicletas, la ropa, los juguetes, los libros de texto y por supuesto también los vehículos. Así que con 23 añitos me tocó el turno del "Forito", que así es como le llamabamos en casa, y llegó a mis manos para quedarse conmigo hasta unos seis añitos más, incluyendo el año que estuvo perdido en un polígono porque me lo habían robado, dado que la ventanilla del techo también servía de entrada para todo aquello que quisiera profanar su interior.

A lo largo de mi vida, he tenido otros coches, más nuevos, más grandes y más caros pero como mi Forito, ninguno. Aún recuerdo cuando lo llevé con todo el dolor de mi corazón al desgüace, me caían unas lágrimas como puños, porque a los vehículos también se les puede llegar a querer. Menudas aventuras he vivido yo con mi Forito....

Estoy segura de que a muchos de vosotros también habeis tenido alguna vez un vehículo al que habeis querido de una manera más especial. Y creo que para Pocho, el cumpleañero, también su Ford Fiesta es especial.
Como veis en la foto anterior, hay una bandera del Reino Unido, porque para él y su família hay un vínculo con este país.

Y por último, me gustaría enseñaros otros coches que he hecho en tartas anteriores. ¿tienes un coche o una moto que ha sido especial para tí? cuéntamelo!

Ford Fiesta
Wolkswagen Beetle Descapotable












Smart


Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal